¿Qué le pasa a mi bebé? El cólico del lactante

 

¿Qué le pasa a mi bebé? ¿Por qué no deja de llorar? Son algunas de las preguntas que muchos padres se suelen hacer en los primeros meses de vida de sus hijos.

Cuando le has dado de comer, le has cambiado su pañal, no se duerme y no deja de llorar, la frustración e impotencia se apodera de nosotros y las dudas comienzan a asaltarnos.

 

¿Qué es exactamente?

El cólico del lactante consiste en llantos inconsolables y prolongados, que suelen comenzar en torno a la segunda semana de vida del bebé, puede repetirse casi a diario, normalmente al atardecer y pueden persistir hasta el tercer o cuarto mes.

 

¿Cómo saber si se trata de cólico del lactante?

Wessel fue un profesor de pediatría que en 1954 estableció unos criterios para diagnosticar un posible cólico del lactante. Según sus criterios se tendrían que dar al menos 3 signos principales y 1 de los secundarios de los que exponemos a continuación:

¿Qué lo provoca?

Su causa es desconocida pero las investigaciones y estudios realizados hasta ahora apuntan a diferentes hipótesis:

La primera de ellas y la más extendida, sería el origen gastrointestinal, debido a inmadurez de su intestino, la creación de flora bacteriana, gases y estreñimiento.

En segundo lugar se cree que podría tener un origen psicológico por conductas paternas que puedan provocar estrés en el bebé o un ambiente de hiperestimulación.

Y por último estarían, las cada vez más frecuentes en niños, alergias e intolerancias alimentarias a la proteína de la leche de vaca, las cuales pueden mejorar al cambiar el tipo de leche de fórmula o retirando los lácteos de la dieta materna en caso de recibir pecho.

 

¿Qué puedo hacer para calmarle?

Independientemente de cual sea su origen, como padres buscamos eliminar su dolor y acabar con una situación que merma nuestra paciencia y amenaza con superarnos.

Cabe mencionar que, la desesperación y el estrés prolongado que sufren muchos padres al no poder calmar a sus hijos, les lleva en ocasiones a zarandearlos bruscamente. Hay que tratar de desconectar en la medida en que nos sea posible, recurrir a algún familiar o amigo puede ser de gran ayuda en estos momentos.

Además el tratamiento de esta dolencia mediante la fisioterapia pediátrica también puede aliviar enormemente a tu bebé. En su etapa de lactante el recién nacido presenta con frecuencia alteraciones digestivas como la que nos ocupa, pero también otras como el reflujo gastroesofágico, estreñimiento/diarrea…

 

¿Cómo es el tratamiento?

Lo primero que se hará será descartar otro tipo de patologías mediante la elaboración de una cuidadosa historia clínica. Es importante descartar problemas como el reflujo gastroesofágico, la estenosis pilórica, las alergias alimentarias, la obstrucción intestinal o mal agarre del bebé.

En función del conjunto de datos recogidos de su historia clínica, tendremos información para empezar nuestra exploración con técnicas como las de movilidad y palpación. Con ellas podremos ver posibles restricciones de movimiento o cambios en la calidad de los tejidos, aspecto del abdomen, etc.

Tras esa exploración previa, el profesional realiza suaves maniobras para relajar las tensiones de su nuca y pelvis y mejorar así su sistema digestivo calmándolo y ayudándole a descansar mejor. También realizará masajes alrededor de la lengua, el paladar y la mandíbula, para comprobar la succión y en la parte anterior del cuello para facilitar la deglución. Después relajará la zona del diafragma con el objetivo de mejorar la respiración que puede haberse visto afectada por el llanto continuo y se encargará de flexibilizar el tubo digestivo del abdomen para favorecer el tránsito intestinal y la eliminación de gases y materia fecal.

Todas estas estrategias todavía no son muy conocidas pero sí resultan bastante efectivas. En la mayoría de casos, con muy pocas sesiones, ya se puede apreciar una disminución de los síntomas.

Desde Kinesport os animamos a probar los beneficios de este tratamiento. Solicítanos información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.